Martorano: «El epicentro de la pandemia en el país está en Rosario y el sur santafesino»


La ministra de Salud desaprobó la habilitación de playas, piletas públicas y colonias de vacaciones. Además, dijo que las próximas seis semanas serán complicadas.

“El epicentro de la pandemia de coronavirus está en Rosario y el sur de la provincia”, afirmó hoy la ministra de Salud de la provincia, Sonia Martorano, al evaluar la situación epidemiológica de la región, y vaticinó que este mes y el próximo la situación en la ciudad y la región “seguirá siendo muy complicada”.

La funcionaria provincial brindó declaraciones en base a los últimos registros que trascendieron a nivel general en el territorio Según las estadísticas oficiales, Santa Fe registró ayer 2.659 casos positivos de coronavirus, mientras que la ciudad de Rosario tuvo 1.247.

En declaraciones al programa «El primero de la mañana» de LT8, la titular del área de Salud recomendó que no se permita la actividad de las colonias de vacaciones y piletas y playas públicas.

«El panorama en el país es complicado. Ayer se registraron 17 mil casos y superamos los 900 mil, llegando casi al millón de contagios. La provincia y Rosario no están exentas. Vamos siguiendo la curva nacional con un delay. Siempre vamos a estar en el 8,5 ó 10 por ciento del número a nivel nacional. Si en el país se superaron los 900 mil casos, arribando casi al millón, esto quiere decir que vamos a tener el diez por ciento de ese número en la provincia», expresó Martorano.

La funcionaria provincial agregó que, en base a esa proyección, el epicentro de la pandemia en el país está en centrado en Rosario y el sur de la provincia. Estamos transcurriendo esto para lo que tanto nos preparamos. Y lo hacemos con mucho trabajo y articulación entre los sectores públicos y privados. Hoy los ciudadanos pueden atenderse en sus localidades y con la prestación que requieren: con camas en terapia intensiva, en salas generales, con asistencia respiratoria, pero con un sistema de salud que está en un momento de tensión y estrés«.

Martorano consideró que la provincia presenta indicadores aceptables como por ejemplo el tiempo de duplicación de casos, que se ha estirado a niveles alentadores, pero aclaró que el porcentajes de camas ocupadas «es muy alto. Ese es el punto que seguimos minuto a minuto, porque es lo que preocupa para que el paciente que requiera una internación de mayor jerarquía la pueda tener. Para eso trabajamos en forma articulada entre los sectores públicos y privados».

En ese sentido, Martorano agregó: «Pensábamos que estábamos en el pico de enfermedad. Ayer tuvimos 2.600 casos. Suponemos que estos serán los números más altos. Quizás lleguemos a tres mil. Pensamos que para diciembre podríamos ingresar en la meseta y comenzar a descender. Es una enfermedad nueva y el comportamiento del virus suele cambiar. Las próximas seis semanas serán complicadas».