Hoy se liberan más actividades en pueblos y ciudades de la provincia


Comercios, profesiones liberales y obras privadas se permitirán en todo el territorio santafesino, con excepción del Gran Rosario y Gran Santa Fe.

Desde hoy las ciudades y pueblos santafesinos comenzarán a incrementar la actividad comercial e industrial a partir de la decisión del gobierno provincial de instrumentar nuevas excepciones a las medidas de restricción implementadas desde el inicio de la cuarentena por la pandemia de Covid-19. La flexibilización, anunciada el lunes por el gobernador Omar Perotti, traerá alivio a sectores importantes de las economías regionales a la vez que permitirá que muchos empleados retornen a sus lugares de trabajo en comercios, empresas e industrias del territorio provincial.

Las excepciones a esta disposición serán el Gran Rosario y Gran Santa Fe, donde continuarán las prohibiciones debido a que allí se dieron la mayor cantidad de casos de contagio de Covid-19. En principio también se había incluido a Rafaela entre las urbes restringidas, pero desde el gobierno nacional, después de más de 40 días de aislamiento, sacó a esa ciudad de la «zona roja» de transmisión por conglomerado. Esa decisión obedece a que hace varios días que no se registran casos nuevos de coronavirus en la Perla del Oeste y a que se recuperaron 18 de los 21 pacientes que se habían infectado.

Hasta el momento, los pueblos de menos de 5 mil habitantes estaban autorizados al comercio minorista. Desde hoy se amplía el espectro.

Las medidas sanitarias dispuestas por los gobiernos locales, provincial y nacional deberán continuar aplicándose en cada distrito, más allá de la autorización de actividades y profesiones. En este sentido, Perotti afirmó que «se puede ver el avance y los esfuerzos de los santafesinos en haber controlado el pico de la enfermedad en la provincia».

Rubros y profesiones

Las actividades que comenzarán a funcionar serán el comercio mayorista y minorista; mudanzas a través de fletes y empresas autorizadas; operaciones inmobiliarias; profesiones liberales; obras privadas de hasta cinco trabajadores, que reúnen allí oficios como albañiles, ceramistas, mosaiquistas, carpinteros, plomeros y gasistas, entre otros.

También serán habilitados, con los recaudos correspondientes, los servicios de peluquería, manicuría y podología.

«Que no haya contagios es un dato positivo, pero no tiene que hacernos perder de vista que el riesgo está ahí y está latente», declaró Perotti. «Tenemos que ser muy cautos. Viene una etapa donde no volvemos a la normalidad, y esto hay que tenerlo en claro. Nadie vuelve al comercio, a levantar la persiana y abrir la puerta y seguir como estaba antes. Va a seguir con un protocolo y cada uno irá a esos lugares con pautas de conducta incorporadas en el cuidado que antes no teníamos», remarcó.

«Cada una de las actividades que se permite volver a realizar pone a prueba la conducta del industrial, del comerciante, del prestador de servicio, de cada uno de los trabajadores», agregó.

Perotti sostuvo que todas las actividades tratarán de desdoblarse. «En la mañana seguirán las actividades bancarias, las que tienen que ver con la administración pública, con operaciones de pago y de oficinas con las profesiones liberales. Por la tarde pasará a realizarse el comercio. La idea es que no juntemos mucha gente, que podamos seguir teniendo la posibilidad de no generar aglomeraciones y de ir generando más actividad».

Redefinición horaria

Los municipios y comunas fueron recibiendo el decreto provincial que habilita las distintas actividades en las últimas horas de la tarde de ayer. Hasta ese momento reinaba la incertidumbre acerca de cómo llevar adelante esta apertura, más allá de lo expresado por Perotti entre el lunes y ayer.

Durante la noche, los gobiernos locales discutían cómo implementar cada actividad. El principal tema era la apertura de los comercios. Hasta el momento, los que estaban autorizados a abrir sus puertas lo hacían entre las 8 y las 17, según contó ayer a La Capital el intendente de Casilda Andrés Golosetti. Pero el decreto dispone que sea en horario verpertino, así que se verán obligados a modificarlo.

El decreto provincial determina que en las localidades que no superen los 20 mil, los comercios abrirán las puertas de lunes a sábado hasta las 19 horas.

Diferente es la situación en las localidades con un número superior de habitante a los 20 mil. En este caso, el horario de los comercios será vespertino, y tiene que fijarlo cada gobierno local, sin que el mismo coincida con la hora de atención en los bancos.

La intención de desdoblar el horario de los bancos y de los comercios es para evitar al máximo la circulación de personas en una misma franja horaria. «Nosotros tenemos que cuidar la vida de los santafesinos en primer lugar, y a la vez tenemos que ir moviendo la economía, con el menor desplazamiento de la gente. Si tenemos que desplazar gente, la tenemos que cuidar de la mejor manera y evitar las aglomeraciones», planteó Perotti.

Evaluación

El gobernador dijo que la habilitación de las nuevas actividades serán evaluadas. «Vamos a ir mirando y observando» la situación de la curva de contagios, y «si ahí tenemos una suba, vamos a volver atrás», aseguró.

«De la conducta de cada uno y de cómo vayamos mirando la evolución en el tema de la salud, dependerá cómo seguimos», agregó.

Perotti manifestó que «lo haremos con el cuidado que expresó el ministro (de Salud) Parola: en el resguardo de la distancia, del lavado de manos, el uso del alcohol y en la medición de la fiebre de los trabajadores en cada una de las actividades».

Diálogo con autoridades y empresarios

El gobiernador Omar Perotti estableció ayer una comunicación por videoconferencia con los centros comerciales, entidades empresarias, municipios y comunas, «con el objetivo de habilitar actividades en el territorio provincial». El gobernador estuvo acompañado por el ministro de Producción Daniel Costamagna, el ministro de Gestión Pública Ricardo Michlig y el secretario de Integración y Fortalecimiento Institucional José Luis Freyre. «El seguimiento y el trabajo conjunto es fundamental», declaró Perotti.

En esta nueva instancia de la cuarentena, los intendentes y presidentes comunales, además de los representantes de comerciantes, industriales y empresarios, son los que tienen una mayor responsabilidad, llevando adelante todas las medidas de precaución y control. Perotti los convocó a «ser muy cuidadosos en cómo empezamos a movernos sin resquebrajar en nada los resguardos sanitarios».

«Los necesitamos en estas instancias de control. La responsabilidad que hasta acá vienen teniendo cada uno de los intendentes y presidentes comunales, y las asociaciones, centros comerciales e industriales, en el acompañamiento, en las aperturas y en la conformación de los protocolos ha sido ejemplar», subrayó.