Crossetti: “Para un argentino, nada mejor que otro argentino”


DEMOCRACIA + INSTITUCIONES.El Secretario General Departamental del PJ (Belgrano) y actual Senador, parafraseando a Perón le respondió ayer a un grupo del PJ que lo acusó de enemigo y traidor en una carta difundida la semana pasada. A continuación compartimos la respuesta de Alberto Crossetti:
Compañeros:
Perón sustituyó en 1974 la consigna de que «para un peronista no hay nada mejor que otro peronista» -propia de una «guerra política»- por la consigna «para un argentino no hay nada mejor que otro argentino». La antinomia peronismo vs. antiperonismo comenzaba a diluirse. El histórico abrazo entre Perón y el líder radical Ricardo Balbín simbolizó ese cambio político.Durante 20 años nos hemos mantenido inconmovibles, y hoy resulta que algunos que parecen imberbes pretenden tener más mérito que los que durante veinte años luchamos y llevamos la bandera de Perón y Evita en lo más alto del Departamento Belgrano.
Las mentiras y ambiciones desmedidas de algunos compañeros simbolizan los cánticos ofensivos que entonaban las columnas montoneras aquel 1º de Mayo del ´74. Desconocen de la historia del Peronismo la conclusión de la doctrina peronista. No entendieron el mensaje que nos trajo nuestro conductor al regresar a nuestra Nación luego del exilio. Representan lo viejo del Peronismo “la política del amigo-enemigo” como claramente lo expresan en la carta que han subscripto estos 14 afiliados entre los que se encuentran Cornaglia, Besso, Montaponni y Mansilla.
Compañeros, he sido generoso, llegamos a gobernar en los 6 distritos de nuestro departamento, pero el pueblo eligió hace unos años un cambio en algunos distritos y desde esta conducción departamental nos pusimos a tono con el momento que vivíamos, el de la convivencia con otros partidos.
Como el ejemplo de madurez política con el «Abrazo Balbín – Perón», la ciudadanía se reencontraba, no viendo ya al otro partido, como un enemigo, sino como un adversario circunstancial en la competencia electoral democrática.
En aquel viaje de regreso, “cuando el comandante de la aeronave anunció que habían ingresado a cielo argentino, todos los pasajeros se pusieron de pie y comenzaron a entonar la Marcha Peronista; Perón dejó su asiento, ingresó a clase turista donde se encontraba el grueso de los pasajeros y pidió silencio: ‘No, muchachos, la marcha divide… cantemos el Himno Nacional que es de todos los argentinos’”.
Néstor Kirchner con la tan mentada transversalidad llevó en 2007 a la primera magistratura a Cristina acompañada de un radical (¿eso también es traición?) y el acuerdo con los Intendentes y Gobernadores del radicalismo caso Gerardo Zamora, actual Presidente Provisional del Senado de la Nación Argentina, lo que lo ubica en el segundo lugar de la línea de sucesión presidencial, luego del Vicepresidente (¿es un pacto con el enemigo?). A mediados de Abril del presente año, con elogios a Alfonsín, Cristina sumó a otro sector de radicales; primero, saludó con el típico gesto de Raúl Alfonsín, uniendo las manos sobre un costado; y luego, cuando hizo uso de la palabra tras escuchar a Moreau, aclaró: «No vine como Presidenta, sino como militante». Al finalizar luego de enumerar los logros del modelo decía “esto es lo que define la pertenencia a este lugar, no el color, no la ficha partidaria, el corazón y la cabeza puestos en un solo lugar, la argentina”.
Estos compañeros ingratos me acusan de llevar a la práctica el más grande de los gestos que practicó nuestro líder, el ejemplo de madurez política, camino de diálogo, tolerancia y paz que he transitado junto al Dr. Pablo Verdecchia durante esta última gestión.
En estos últimos 4 años hemos trabajado institucionalmente, como corresponde, junto a la Municipalidad de Armstrong sin que esto signifique deponer mis convicciones, logrando la concreción de muchas obras, gestiones y aportes.
Celebro que existan dirigentes políticos como el Dr. Pablo Verdecchia, que a pesar de pertenecer a un partido diferente, tiene la capacidad de no ser intransigente y entender que en el ejercicio de la función pública tenemos la obligación de llegar a la concordancia y trabajar mancomunadamente porque la gente quiere el bienestar general.Seguirán existiendo peronistas y radicales intransigentes, será la comunidad quien tiene la responsabilidad de discernir y elegir. Creo en la tolerancia, la convivencia en post de lograr el legado que propuso Perón en su último discurso ante la asamblea legislativa aquel 1º de Mayo del ´74 “El proyecto de Unidad Nacional”.
Señores afiliados los invito a honrar la Historia.
Los saludo Atte.
Alberto Crossetti.