Comunicado del Foro por la Legalización del Auto Cultivo de Marihuana.


El pasado jueves 1 de octubre el Concejo Municipal de Rosario aprobó una ordenanza que avanza en la legalización del autocultivo y el cultivo de cannabis, y lo presenta como “solidario”. Existen en la legislatura provincial varios proyectos presentados en el mismo sentido. Desde el Foro de Adicciones Rosario creemos necesario presentar algunas observaciones y objeciones que este tipo de medidas nos despiertan.

Antes que nada queremos aclarar que como Foro entendemos el dolor de tantas familias que ven sufrir a sus seres queridos y apoyamos que el Estado invierta recursos para la investigación y producción de aceite de cannabis para el tratamiento de aquellas dolencias que lo necesiten conforme al criterio médico.

El tema del consumo de sustancias, todavía hoy, es visto por un sector de la sociedad desde una óptica moralista que estigmatiza, excluye y en muchos casos culpabiliza a los padres. Por otro lado, están quienes hacen un planteo individualista, incapaz de ver las consecuencias comunitarias y la vulneración de los derechos de niños, niñas, adolescentes, adultos y familias enteras que viven situaciones de conflictividad extrema que acarrean graves padecimientos en los lazos y vínculos afectivos, así como en la salud mental.

Queremos enumerar algunas situaciones que consideramos graves y que entendemos que deben ser resueltas antes de avanzar con la posibilidad de la legalización solapada de la marihuana, con la excusa del uso medicinal:

  1. Estamos en una crisis sanitaria mundial que ha potenciado las desigualdades y agudizo la desintegración social.
  2. Todavía no se ha resuelto en nuestra provincia la reestructuración de la policía y es de publico conocimiento la seguidilla de jefes sospechados de connivencia con el narcotrafico.
  3. Parte de la justicia penal de la ciudad se encuentra atravesada por graves casos de corrupción institucional.
  4. La Agencia de Prevención del Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de las Adicciones no sólo ha contado desde su origen con un presupuesto raquítico para abordar el fin para el cual fue creada, sino que nunca tuvo infraestructura y personal propio.
  5. La Justicia Federal en el territorio provincial tiene una presencia deficitaria para resolver el complejo entramado del Narcotrafico.

6. En los barrios populares las infraestructuras de contención, integración y recreación de los niños, niñas y adolescentes están lejos de ser proporcionales a las necesidades.

7. El sistema de salud carece de especialistas en el campo de las adicciones, en los tres niveles de la salud pública.

8. Los niveles de pobreza en nuestra ciudad son exorbitantes.

9. Tenemos elevadísimos porcentajes de abandono escolar.

10. Las edades de inicio en el consumo y en el delito son cada mes más tempranas.

11. Hoy el estado es incapaz de controlar el consumo de sustancias legales (como el alcohol y los psicofármacos) en los niños, niñas y adolescentes. Situación que se agrava por una constante apología del consumo descontrolado que se canaliza a través de los medios de comunicación.

12. En los últimos años el Estado Provincial ha duplicado las cárceles y las ha poblado de jóvenes pobres.

13. En Santa Fe, el estado no ha perdido ante el narcotrafico, porque nunca lo enfrento y por el contrario, en muchos casos lo facilito y fue complice.

En este contexto el Concejo Municipal y la legislatura provincial brindan, a nuestro parecer, un mensaje que solo profundiza la naturalización y la ambigüedad en el abordaje de la temática de las adicciones. Con este tipo de propuestas se corre el riesgo de ir detrás de los síntomas y de soluciones rápidas “para la tribuna”, sin ahondar en las verdaderas causas e intentar soluciones integrales.

En la sesión del Concejo Municipal del 1 de octubre, también se dijo que este proyecto es la punta de lanza para tratar el tema de la legalización de las drogas, lo que que favorecería a la pacificación de la ciudad con la eliminación del narcotráfico. Nos parece que semejante argumento denota ingenuidad o un gran desconocimiento de la realidad, dado que el negocio narco, otra expresión de un capitalismo inescrupuloso que convierte en recurso descartable a muchos niños, niñas y adolescentes pobres, cuenta con una gran estructura mafiosa y corrupta, que lejos de retirarse aceptando la derrota, virara hacia otros nichos del mercado negro o de drogas mas fuerte que compitan con las drogas legales como ya sucede en otros países. Es paradigmatico que sectores que defienden la intervención del estado en el mercado, en este tema aboguen por el libre comercio.

Como ciudad seguimos diciendo: Ni un pibe menos por las drogas