Palabras para Juan Godoy. Por Jorge Oliva.


Don Juan Gogoy

En la mañana de un domingo la muerte tomo un trago más de su copa solitaria


En los muros de las aulas donde acechan las primaveras quedaron en silencio
Por los campos de mi pueblo, una brisa firme la recorrió por última vez


Por las calles de Armstrong, algún obrero, maestra, bohemio lo recordará.
Las cuatro estaciones de su pueblo siempre tendrán una hermosa excusa y traerlo aquí.
Estos francostrinadores no vinieron a este mundo porque si, ni la muerte será capaz de
que podamos olvidar su sonrisa, su voz y su enojo por la injusticia.
Una guitarra quedará muda esperando a ser tocada, ella entenderá que las caricias
no son para siempre.


La rebeldía fue aplicada en el momento justo y se alzó en canción para ser escuchada
Su voz, inconfundible, transformo en poesía y abrazaron con pasión esas mesas compartidas
Todos sentimos un vacío con su partida, ya no tendremos ese abrazo chocando con su sonrisa, pero hay algo que nos hace recuperar un poco de alegría, es saber que se está abrazando en esta nueva gira, con sus compinches de siempre Dr. Gómez, Julio Monzón, el negro Urquía y su hermano Cacho.
Arriba estas copas imaginarias con su tinto favorito, la vida aún no se termina, no está muerto a quien no se olvida. Salud… amigo mío.