De repente René: «Mandatos» – Por Fer Ola