Casilda: dolor y tristeza en la despedida de una enfermera que murió de Covid-19.


Inés Beatriz Belén tenía 60 años y estaba jubilada hace poco tiempo. Trabajó 16 años en la sala de terapia del Sanatorio Julián Moreno y hoy recibió su último adiós al detenerse el cortejo fúnebre frente al efector sanitario.

Muestras de dolor y reconocimiento se conjugaron hoy frente al Sanatorio Julián Moreno de Casilda para dar el último adiós a una enfermera que falleció por coronavirus y prestó servicio durante varios años en esa institución, además de haberse desempeñado en otros efectores locales.

Inés Beatriz Belén tenía 60 años y estaba jubilada desde hacía un tiempo, por lo que ya no ejercía su profesión pero su paso por el ámbito de la salud dejó huellas imborrables, especialmente entre sus compañeras y compañeros de trabajo con los que compartió parte de su vida.

Y ese vínculo de afecto y respeto quedó reflejado en un cerrado y emocionante aplauso de despedida cuando el cortejo fúnebre se detuvo unos minutos frente a la clínica donde se desempeño durante 16 años como enfermera en el sector de terapia intensiva.

Fue un sentido y merecido homenaje a una mujer que desarrolló y honró su actividad demostrando un fuerte compromiso y vocación de servicio.

“Fue una excelente persona y compañera de trabajo con la que compartí muchas cosas y siempre la llevaré en el corazón”, dijo a La Capital la enfermera Ercilia Camandulle para recordar, visiblemente emocionada, a su amiga “Inesita”, como la llamaban cariñosamente.

Asimismo, resaltó que “era una mujer muy querida, buena madre y de un corazón inmenso que se reflejaba en su calidez humana y espíritu de servicio; es una gran pérdida, la vamos a extrañar”.

El Colegio de Profesionales en Enfermería del Sur de la Provincia de Santa Fe emitió un comunicado en el que lamenta el fallecimiento de la enfermera casildense y acompaña “a su familia y afectos ante tan irreparable pérdida”.

El triste suceso también impactó en las redes sociales por medio de sentidos mensajes que se sumaron a la congoja y gestos de gratitud que quedaron visibilizados cerca del mediodía, cuando personal y directivos del Sanatorio Julián Moreno salieron a la vereda para esperar y despedir los restos de la enfermera fallecida.

Inés se había jubilado en octubre de este año, pero desde marzo ya había dejado de concurrir al establecimiento sanitario por encontrarse dentro del grupo riesgo fijado por las restricciones de la pandemia.

Según trascendió, la paciente presentaba comorbilidades que habrían complicado su cuadro de salud y derivado en su lamentable deceso, que se produjo ayer en el Hospital San Carlos de Casilda, donde se encontraba internada.

Desde que comenzó la pandemia Casilda registra 71 fallecimientos sobre un total de 2.967 infectados, de los cuales ya se recuperaron 2.838. En las últimas 24 horas se reportaron siete nuevos casos y restan por conocerse los resultados de 19 estudios pendientes.

La curva de contagios se mantiene estable y con tendencia a la baja aunque también se registraron variaciones que, al menos hasta ahora, no modifican la evolución favorable que viene mostrando la situación epidemiológica local. No obstante, las autoridades siguen apelando a la responsabilidad social con la vista puesta en prevenir posibles rebrotes que pongan en riesgo el funcionamiento del sistema de salud que si bien responde también debe hacer frente, como ya dio cuenta La Capital, a demandas de internaciones por otro tipo de patologías.

Gustavo Orellano

Por Gustavo Orellano/ La Capital

La Capital.