Caries dental en el niño. Una enfermedad contagiosa. Por Dr. Alejandro Barella.


Alejandro-Barella-La carie dental es una enfermedad de alta prevalencia en todo el mundo y actualmente se define como una patología transmisible, en cuyo contagio juega un rol fundamental una bacteria llamada Streptococos Mutans (SM). Muchos estudios indican que la colonización temprana de la boca del niño por dicha bacteria es a través de la saliva de los adultos, especialmente de las madres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido la caries dental como un proceso localizado que requiere que los siguientes factores; huésped con una resistencia menor que la óptima, un ambiente adecuado (BOCA), dieta rica en hidratos de carbono y poca frecuencia de higiene oral, actúen en conjunto para poder desarrollarse.
Se inicia después de la erupción dentaria, determinando el reblandecimiento del tejido duro del diente, ocasionada por la acción de los ácidos que los S.M forman a partir de los azucares de la dieta y que evoluciona hasta la formación de una cavidad, que puede llevar hacia la pérdida total de la pieza dentaria. (Existen otros microorganismos que también participan en el proceso, como; Lactobacillus, Actinomyces, y varios Streptococos, pero su rol es de menor importancia)
Es la enfermedad infecciosa más prevalente en el mundo, que si no se atiende oportunamente, afecta la salud general y la calidad de vida de los individuos de todas las edades1.
Normalmente, el SM no se encuentra en la cavidad oral del recién nacido y sólo se detecta tras el inicio de la erupción de los dientes temporales4. Al aparecer las piezas dentales en la boca, es posible que sobre ellas ocurra la formación de la placa bacteriana, estructura microbiana considerada como el principal agente causal en la mayoría de las enfermedades dentarias, y periodontales (afecta la encía y el hueso que rodea al diente)4. Y que se define como una masa de bacterias agrupadas densamente, junto con componentes de la saliva, productos microbianos y en menor proporción restos alimentarios y epiteliales, firmemente adheridos a la superficie dentaria3.
Por ser la caries una enfermedad infecciosa transmisible, para disminuir o retardar la colonización de la boca de los niños por las bacterias causantes de ella, es necesario conocer los;

MECANISMOS DE CONTAGIO
Se ha demostrado por medio de diversos estudios que el contagio de la boca del niño, se da por bacterias cariogénicas provenientes de la saliva de los adultos, especialmente la madre, se produce principalmente al erupcionar las piezas dentarias. entre los 6 y los 24 meses y entre los 6 y 11 años del niño, coincidiendo con los períodos de aparición de las piezas dentarias en la boca10.
El mecanismo de contagio entre madre e hijo, se produce cuando ésta comparte los cubiertos con su hijo, usa el mismo cepillo dental, lo besa en la boca o prueba la temperatura de la mamadera con su boca o simplemente, «lava» el chupete de su hijo con su saliva. De esta manera, la madre transmite las bacterias cariogénicas a su hijo. Por lo tanto, se puede deducir que una mujer que tiene hábitos deficientes de cuidado dental, repetirá estos patrones en sus hijos y se crearán las condiciones ideales para el desarrollo de las caries.
3 Técnicas de cepillado ideales y efectivas para niños
Técnica de fones: Esta técnica es recomendada para niños en edad preescolar, se caracteriza por la ejecución de suaves movimientos circulares por todas las superficies de los dientes. Es importante que le permitas a tu hijo hacerlo solo y luego procedas a repasar el cepillado, para que aprenda a cepillarse por sí solo.
Técnica de Stillman: Se coloca el cepillo en la región de las mejillas, con las cerdas literalmente apoyadas en las encías, se realizan movimientos vibratorios y de desplazamiento del cepillo sobre las superficies dentarias; esta técnica además de ser efectiva en la remoción de la placa bacteriana, sirve como masaje para las encías.
Técnica de Bass: esta técnica suele ser indicada principalmente en niños con tratamientos odontopediátricos que portan aparatos de ortodoncia fija. Se recomienda que las cerdas del cepillo sean llevados directamente al surco gingival(espacio entre la encía y la superficie del diente) formando un ángulo de 45 grados con relación al eje del diente y se llevan a cabo movimientos vibratorios de una amplitud reducida.
Técnica de Charters:
Se coloca el cepillo con las cerdas formando un ángulo de 45¼ con respecto al plano oclusal y dirigidas hacia la zona de corte o masticación. Se realiza un movimiento rotatorio. Este método es particularmente eficaz en los casos de pérdida de altura de las papilas interdentales, es decir, cuando esos espacios están abiertos y así, accesibles a la penetración de las cerdas.
Técnica fisiológica de Smith-Bell:
Se colocan los filamentos del cepillo dental en ángulo de 90° respecto a la superficie del diente para realizar un movimiento vertical desde las superficies oclusales y los bordes incisales de los dientes hacia el margen gingival. Para la realización de esta técnica se recomiendan filamentos suaves.

Consejos importantes acerca del cepillado en los niños.
• Para que se sienta más interesado en el tema del cepillado, trata de comprarle cepillos de imágenes y colores divertidos, al igual que la crema dental de su elección.
• Acostumbrarlo a no comer nada luego de haber lavado sus dientes.
• Si siente poco interés por el cepillado, busca implementar juegos, canciones y cuentos para que despierte una mayor atracción en esta rutina.
• Acompañarlo cada vez que vaya a lavarse los dientes, esto ayudará a una mejor eficacia en la limpieza y le brindará una mayor seguridad al pequeño.
• Si el pequeño se muestra mucha apatía por el tema del cepillado, puedes optar por comprarle un cepillo de dientes eléctrico, ya que el uso de este remueve de forma adecuada la placa bacteriana y residuos alimenticios y puede parecerle más llamativo que un cepillo de dientes convencional.
Como padre, es importante que le transmitas a tu pequeño unos buenos hábitos de limpieza tanto de su cuerpo en general como de su boca desde que es un bebé, para que pueda introducirlos en su rutina diaria y a medida que avance el tiempo irá realizando esta actividad por sí solo.
El lavado de los dientes tiene como objetivo principal eliminar los restos de alimentos para prevenir la formación de la placa bacteriana que suelen ser unos depósitos suaves y pegajosos formados por bacterias que al acumularse en los dientes por un período extenso de tiempo pueden provocar serias lesiones en ellos. Para esto existen unas técnicas determinadas que pueden generar un lavado más efectivo e higiénico en la boca de los niños.
Lavado de los dientes en bebés de 0 a 6 meses
En esta edad la limpieza de la boca del bebé se realiza por medio un trozo de gaza o de un dedal o cepillo de silicona, únicamente con agua y realizando suaves movimientos por toda la zona oral del bebé, incluyendo lengua, encías y dientes que se encuentren en boca hasta el momento.
Este tipo de cepillos puede calmar la picazón y las molestias generadas por la erupción de los primeros dientes del bebé, a la vez que le brinda una limpieza a su delicada boca. A partir de los 6 meses de vida del pequeño, cuando comienzan a erupcionar sus primeros dientes de leche lo recomendable sería comenzar a usar un cepillo de dientes de cerdas suaves y de un tamaño adecuado para la boca del bebé, este cepillado debe hacerse en forma suave y circular sobre cada una de las piezas dentales del pequeño y se realizará exclusivamente con agua.
Como cepillar los dientes a los niños a partir de los 2 años
A esta edad, es importante que tu pequeño aprenda las mejores técnicas y formas de lavarse los dientes en tu compañía. La posición de Starkey consiste en una posición en la cual el niño permanece de pie frente a un espejo y dando la espalda a la persona que realiza el cepillado, esta técnica resulta ser efectiva para el aprendizaje de un correcto cepillado en los más pequeños. A esta la edad de los 2 años y hasta los 5-6 el cepillado debe ser con una crema dental con menor concentración de flúor. 750 p.m.

Y es recomendable una consulta con el Odontólogo cada 6 meses.

Fuente: Programa Prevención y Salud. Dr. Alejandro Barella. Tema:»Caries dental en el niño. Una enfermedad contagiosa»
Programa Tv. Prevención y Salud. Lunes 19 de Septiembre 13,30hs.
Reiteración: Jueves 20hs y sábado 12,30hs