Accidentes o Incidentes domésticos. Por Dra. Silvina Principi Giuliani.


Silvina-Principi-Contrario a lo que suele pensarse, el periodo vacacional puede tornarse trágico si no se tienen las precauciones adecuadas, ya que los accidentes se incrementan hasta un 30%, especialmente en niños. Por tanto, los expertos recomiendan extremar cuidados y vigilar a los pequeñines.
De acuerdo con el Comité de Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los accidentes son acontecimientos no premeditados cuyo resultado son daños físicos identificables. Se trata, pues, de eventos de los que involuntariamente se derivan lesiones para las personas involucradas, y aunque son sorpresivos, pueden seguirse diversas acciones para mantenerlos al margen.
Los más comunes
Dicen que “la curiosidad mató al gato”, y esta frase es totalmente aplicable en los niños, quienes al estar más tiempo en casa se la pasan hurgando, ideando algún juego para entretenerse y explorándolo todo.
Según la Dra. Silvina Principi Giuliani, los accidentes caseros son más frecuentes cuando los pequeños tienen hambre o están cansados, o bien, si son muy activos, están bajo el cuidado de personas diferentes a las habituales o se encuentran en distinto entorno (nueva casa o residencia de verano, por ejemplo). Asimismo, por lo general los imprevistos ocurren si los padres están ocupados o no tienen plena conciencia de los riesgos que el menor va adquiriendo a medida que crece .
Las estadísticas revelan que es durante la temporada vacacional veraniega cuando los accidentes en niños se incrementan hasta 30%, siendo las consecuencias más frecuentes quemaduras, traumatismos cráneo-encefálicos (golpes en la cabeza), fracturas en huesos largos (brazos y piernas) e intoxicaciones por ingesta de medicamentos y productos de limpieza.

De acuerdo con la entrevistada, entre la amplia gama de accidentes destacan:
Quemaduras. Producidas por el Sol, estufas, lámparas, cerillas, cigarros, fogatas y líquidos calientes contenidos en alguna olla, tina o calentador.
Golpes en la cabeza. A causa de caídas de sillas altas, camas y otros muebles o escaleras.
Intoxicaciones. Generadas por el consumo de medicamentos, productos de limpieza o jardinería, insecticidas, pinturas, solventes, adhesivos, combustibles, perfumes y bebidas alcohólicas.
Atragantamiento. Por comida u objetos, o bien, estrangulación provocada por cuerdas, listones o cordones de juguetes y aparatos electrodomésticos.

Fuente Programa Televisivo: “Prevención y Salud”.
Dra. Silvina Principi Giuliani. Matricula 23810- Médica de Guardia.
Lunes 4 de diciembre-
Reiteración: Jueves 20hs y sábado 12,00hs